Resumen

Ante un día completamente soleado y una noche un poquito fresca, pudo salir nuestro Cristo crucificado por las calles de Zamora. Cuando el reloj dió exactamente las diez y media, con una puntualidad marcial acompañado por los sones del Crux Fidelis dió partida nuestra procesión camino de la Santa Iglesia Catedral. La procesión este año estuvo más dinámica que otros años pues nos ahorramos una hora sobre la hora estimada de llegada, nuestro Cristo entró a la una de la madrugada en el barrio del Espíritu Santo. Ahora toca analizar todos los pormenores de la procesión. Uno de los hechos que me llamó la atención respecto a años anteriores fue la intensidad de luz y pérdida de plasticidad que había en las calles debido a que no se procedió al apagado de la iluminación de las calles por las que trascurría la procesión cosa que si se ha hecho con el resto de cofradías penitenciales. Ahora la pregunta es la siguiente ¿Y quien tiene la culpa de lo sucedido? pues la verdad es que no lo sé lo cierto es que para unas se ha hecho y para nuestra Hermandad se ha obviado, se ha dejado o simplemente olvidado...no sé si fue nuestra cofradía la que tuvo que estar pendiente para dar la orden o fue simplemente el Ayuntamiento el que tuvo que estar ahí...esperemos que el próximo año estas cosas se cuiden en favor de la cofradía... Por lo demás todo transcurrió a la perfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario