Allá por el año 1974...

La primera gestión documentada en la archivo de la hermandad tendente a su legalización es la carta que Francisco Gustavo cuesta de Reyna y Manuel Bueno Fincias dirigen, el 13 de mayo al presidente de la junta pro Semana Santa, adjuntándole un ejemplar del proyecto de estatutos y mostrándose abiertos a aceptar las modificaciones que se estimen oportunas, al tiempo que le piden su colaboración para obtener la autorización del Obispado.
Del 10 mayo data este primer proyecto de estatutos.En ellos se recoge que, tras la celebración de la santa misa, la procesión con la imagen del Cristo del Espíritu Santo deberá salir del templo del mismo nombre hacia las 10:30 para seguir por la calle del Espíritu Santo, calle de Villaseco y camino de Valbueno. Al finalizar dicho camino, en el primer montículo, se realizará un acto penitencial de 10 a 15 minutos de duración. La procesión tendrá lugar un viernes de cuaresma decidido en cabildo mayor, se dará la palabra de mantenerlo en secreto al público.
La junta que preside Marcelino Pertejo Seseña, por escrito de 13 agosto comunica a los promotores su decisión de no acceder a la pretendida fundación de la hermandad, salvo mejor criterio del Obispado, alegando que los estatutos de la junta regulan y se refieren exclusivamente a cofradías o que hermandades que efectúan su desfiles profesionales dentro de los días de la Semana Santa, y es intención de la hermandad efectuar su salida un viernes de cuaresma, hoy viernes de dolores. También rechaza el itinerario por cuanto existe el precedente de la prohibición de que los desfiles lo sean cuando se realicen de noche por lugares ajenos al casco de la ciudad. El 28 del mismo mes los fundadores se dirigen de nuevo a la junta comunicándoles la modificación del proyecto de estatutos para ajustarse a los criterios expuestos en el escrito recibido. La procesión se realizaría el domingo de ramos a las 11 de la noche, por un recorrido plenamente urbano calle del Espíritu Santo, Almaraz, Paseo de la Vega, Cuesta del Mercadillo, Rúa de los Notarios, Plaza de Pío XII, para entrar por el Átrio en la Santa Iglesia Catedral donde se le celebraría la santa misa, salida de este templo por la puerta del Obispo para seguir por Trascastillo, carretera de Alcañices y Calle del Espíritu Santo para regresar a la iglesia. En la nueva propuesta estatuaria se señala que los hermanos procesionarán portando un farol encendido. Al día siguiente, el 29, la comisión fundadora envía una carta a la junta, rectificando el día en que se efectuará la procesión:

No será el Domingo de Ramos, si no el Miércoles Santo a las cinco de la madrugada.

El 3 de septiembre la comisión fundadora presenta al administrador apostólico de la diócesis de Zamora -que se encuentra vacante- y obispo de Astorga, D.Antonio Briva Mirabent, la solicitud de aprobación canónica de la Hermandad, acompañada de diversa documentación (un ejemplar de proyecto de estatutos de 29 de agosto, autorización del párroco de san Lázaro, plano de itinerario procesional, y fotografías del cristo e iglesia del espíritu santo y del hábito).
El fiscal general diocesano informa favorablemente la fundación de la hermandad, con fecha 18 de noviembre, recomendando la celebración de la procesión fuera de los días de la Semana Santa. En su informe sugiere también pequeñas modificaciones al proyecto de estatutos.

Finalmente, el 12 de diciembre Mns. Briva Mirabent firma el decreto fundacional de la Hermandad Penitencial del Stmo Cristo del Espíritu santo con sede en la Iglesia del Espíritu Santo, filial de la parroquia de San Lázaro. En el mismo decreto se aprobarán los primeros estatutos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario