Crux Fidelis-Christus Factus Est

La música sagrada, ya sea popular, polifónica, gregoriana o instrumental tiene como finalidad durante las celebraciones litúrgicas, animar a las almas de los fieles a la alabanza y gratitud a Dios y mover sus corazones para hacer buenas obras con sus semejantes y en especial con los más necesitados.
El Concilio Vaticano II en su constitución sobre la Sagrada Liturgia recomienda que se conserve y cultive con sumo cuidado el tesoro de la Música Sacra. Entre los tesoros de la Música Sacra está la polifonía, y el Concilio al referirse a ella dice: " de ninguna manera ha de excluirse en las celebraciones de los divinos oficios".
Siguiendo este espíritu conciliar sobre la Música Sacra la Hermandad incorporó para su principalacto litúrgico  las dos obras en polifonía "Christus Factus Est" y "Crux Fidelis". Pensando en cual podría ser la mejor presentación de dichas obras musicales que se interpretan en la procesión, se solicitó a un veterano y reconocido compositor, concertista y organista, director de la Escolanía de la Basílica de Jesús de Medinacelli de Madrid, P. Esteban del Cegoñal, que realizase un comentario musical sobre ambas que acontinuación transcribimos:
"Christus Factus Est: la expresión de la música hace relación a la de la letra con Cristo camino del Calvario. Música sencilla, clara, escrita en tono menor con variantes de respuesta tono relativos y termina con melodía alta para exaltar el nombre de Jesús dentro de su tonalidad menor.
Crux Fidelis: tonalidad menor clara, melodía expresiva que nos lleva a mirar ya expresar a Cristo en la Cruz con nuestra música.
Ambas son músicas sencillas y claras expresivas y con variedad de tono que dan colorido y variedad y evitan la monotonía, siendo fáciles de cantar ".


Francisco Javier Escudero Arias